19:50 | Viernes 22, Febrero 2019
Santa Fe
T:
245º
H:
-10%

 

12/11/2018 | 10:55
Al respecto, indicó: "Estamos de acuerdo en el bono no remunerativo, pero es muy distinto el carácter relativo, sobre todo cuando las pymes hoy se financian a tasas muy altas". Días atrás, el ministro de Producción y Trabajo nacional, Dante Sica, ad
El presidente francés, Emmanuel Macron, alertó contra el creciente nacionalismo, que junto a otras amenazas hace peligrar la paz mundial al encabezar los actos por el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial en París, a los que asistieron unos 70 jefes de Estado y Gobierno. Entre los visitantes que lo escuchaban estaban Donald Trump y Vladimir Putin, que practican un nacionalismo agresivo al frente de sus respectivos países, Estados Unidos y Rusia.












"Los viejos demonios resurgen, dispuestos a llevar a cabo su obra de caos y muerte", dijo el mandatario, que llamó a los dirigentes mundiales reunidos en la capital francesa a luchar por la paz y "por un mundo mejor". Macron habló de las amenazas que acechan al mundo, como el calentamiento climático, la pobreza, el hambre y la desigualdad. Y advirtió contra el unilateralismo y la violencia. Pero estas generalidades se volvieron más concretas en el siguiente párrafo. "El patriotismo es exactamente lo contrario del nacionalismo", apuntó el presidente francés de 40 años, mientras en las tribunas ubicadas al pie del Arco del Triunfo lo escuchaban Trump, Angela Merkel, y los mandatarios ruso y turco, Putin, y Recep Tayyip Erdogan. Salvo a Merkel, los otros parecían ser blancos tácitos pero claros de las palabras del presidente liberal francés. Putin ejerce un liderazgo autoritario y con una política exterior expansionista, que lo ha llevado a invadir parcialmente a su vecina Ucrania. Trump no ha dudado en amenazar con sus armas nucleares a Corea del Norte, mientras puso en acción una agresiva política proteccionista que ha llevado a Estados Unidos a elevar la tensión con China como nunca antes, y Erdogan participa con su ejército en la violenta ocupación de Siria.

Las dos tribunas fueron cubiertas con un techo de cristal para proteger a los líderes mundiales de la lluvia. Merkel se sentó junto a Macron y Trump. Putin se sentó junto a la esposa de Macron, Brigitte. El rey Felipe VI de España y el presidente del gobierno Pedro Sánchez representaron a España. Los actos por el centenario del fin de la atroz Primera Guerra Mundial se celebraron bajo un fuerte despliegue de seguridad, con unos 10.000 efectivos operando en París. El fantasma del Estado Islámico (Isis) sobrevolaba la capital francesa, que ha sido víctima repetidamente del grupo terrorista islamista.

En su discurso, Macron recordó el conflicto que azotó Europa entre 1914 y 1918, y que se puso fin con un armisticio firmado en Compiégne, al norte de París, hace exactamente cien años. "En esos cuatro años Europa casi se mata a sí misma", dijo. En la guerra, que llevó entre otras cosas a la caída del imperio alemán y que cambió el orden político europeo, murieron casi nueve millones de soldados y más de seis millones de civiles.

Macron volvió a prender simbólicamente la llama al soldado desconocido que arde bajo el Arco del Triunfo en la capital francesa. La llama fue encendida por primera vez en 1923. En la Primera Guerra murieron 1,4 millón de soldados franceses.

Merkel

En el Foro por la Paz celebrado por la tarde, Merkel también expresó su preocupación por el creciente nacionalismo mundial. "La Primera Guerra Mundial nos mostró lo destructivo que puede ser el aislacionismo", destacó. "Si esto estuvo mal 100 años atrás, ¿cómo sería ahora?". La canciller recordó que el año pasado hubo más de 220 conflictos violentos en el mundo que forzaron la huida de 70 millones de personas.

En su discurso de apertura en el Foro por la Paz, la alemana defendió a las Naciones Unidas. "Merecen todo nuestro apoyo", indicó, y consideró que pese a que sea blanco de las críticas, se trata de un logro alcanzado tras las "duras experiencias" de la Segunda Guerra Mundial.

"Ningún Estado, ninguna religión, ningún pueblo y ninguna persona debe darse por perdido", manifestó. Por eso, Merkel pidió seguir trabajando por una solución política a la crisis en Siria. Además recordó la catástrofe humanitaria que se vive en Yemen y aseguró que no suele estar presente porque hay pocas imágenes al respecto. Diversos analistas vieron en sus palabras una crítica al presidente estadounidense, que no asistió al foro celebrado en La Villete, en el este de la capital francesa.

Trump se abrió del programa del foro y tuvo su propia agenda. En cambio, Trump visitó el cementerio de Suresnes, cerca de París, donde descansan los restos de soldados estadounidenses caídos en las dos guerras mundiales. Luego partió de regreso a Estados Unidos. "Fue una guerra brutal", dijo Trump. "Millones de soldados y aliados estadounidenses y franceses y combatieron con su capacidad y su valor en uno de los conflictos más sangrientos de la humanidad". Unas 1.000 personas protestaron en París contra Trump, incluida una militante de Femen que se lanzó contra la comitiva con el seno desnudo.
- Mundo -
 

 

 
 
 
 
 
 

Derechos reservados 2009 - www.enpositivoonline.com.ar - Programación: www.cutterstudio.com.ar - Diseño: Guillermina Cicuttini (guillechic@hotmail.com)